Loading...
es

Criptorquidia

Mar 3 '18 | por My Animal LIFE

La criptorquidia, o fallo en el descenso testicular hasta el escroto, es una patología que debemos tener siempre en mente cuando exploremos un cachorro o perro joven en nuestra consulta; no debemos olvidar incluir la palpación testicular en la exploración de animales de cualquier edad. Cuando se da la criptorquidia, el testículo puede quedar en el abdomen o bien en el canal inguinal; si el testículo se encuentra en la zona subcutánea, entonces estamos ante una ectopia . En ambos casos la falta de hallazgo del testículo en el escroto puede ser unilateral o bilateral.

La causa genética de la criptorquidia está clara: es un rasgo autosómico recesivo ligado al sexo. No se conoce la forma en la que se hereda; la patogénesis aún está siendo investigada y en animales criptórquidos se ha encontrado la presencia de un ligamento suspensorio craneal muy fuerte . Por tanto, para intentar reducir esta patología lo máximo posible se recomienda eliminar de la cría al individuo que la padezca, a sus hermanos de camada o de camadas diferentes pero resultantes del mismo cruce, así como a sus padres y sus descendientes si es que los hubiera.

Los perros con criptorquidia bilateral son azoospérmicos y pueden mostrar dificultad o fallo total en la erección; por su parte, los criptórquidos unilaterales, que poseen fertilidad reducida, son potencialmente transmisores de este defecto, ya que pueden tener descendencia. Por lo demás, en ambos casos son animales clínicamente normales, aunque se ha confirmado en algunos individuos, además, la presencia de algunos defectos congénitos como luxación de rótula, deformidad tarsal, tetralogía de Fallot, displasia de cadera, defectos en pene y prepucio, hernia inguinal y umbilical y colas acortadas o torcidas , estos tres últimos encontrados en nuestro Labrador. Aparte de las complicaciones de tipo reproductivo, en animales criptórquidos existe una mayor incidencia de tumores (de hasta 9-13 veces más) que en los animales en los que los testículos se encuentran en el escroto. Los más comunes son el seminoma y el tumor de células de Sertoli. A esto podemos añadir la mayor probabilidad de torsión del cordón espermático situado en posición abdominal debido al aumento de tamaño provocado por estos tumores .

Respecto al aspecto hormonal, se ha comprobado que no hay diferencias con animales normales en la concentración de estrógenos basales y diferencias insignificantes en cuanto a la LH, así como en las concentraciones de testosterona, las cuales son a veces menores en animales con criptorquidia . Sí se ha observado que la GnRH es menor en perros criptórquidos y se han comunicado casos en los que el uso de GnRH parece que ha ayudado al descenso testicular, pero estos datos, según los resultados obtenidos hasta ahora, no son consistentes y se considera que no es ético su uso. El fracaso en la búsqueda de una causa simple o un tratamiento efectivo en estos animales indica que probablemente este defecto sea multifactorial, con factores físicos y endocrinos de por medio.

Tenemos que tener en cuenta que lo normal es que aproximadamente entre los tres y diez días de vida los testículos desciendan al escroto, pero hasta las dos o tres semanas no seamos capaces de palparlos. Sin embargo, sí deberían palparse en todos los cachorros entre las cinco y ocho semanas de edad, por lo que a las ocho o diez semanas es posible lanzar un probable diagnóstico de criptorquidia, que debemos confirmar cuando se haya cerrado el anillo inguinal en la pubertad, a los seis meses de edad aproximadamente.

Comentarios:

Sin Comentarios
Es necesario registrarse para comentar

Artículos Relacionados

Vota

Que Opinas?
Total:5 (1 Votos)

Recientes

Más vistos

Más comentados

Categorías